Sesion_Familiar-Arequipa-CODIGO-102-XL

Una identidad fuerte de familia ayuda a los niños a desarrollar una identidad saludable y fuerte. Sabiendo lo que hace única a su familia/tradiciones, valores, maneras de relacionarse con los demás, les da a los niños puntos claros de referencia para descubrir su propio lugar en el mundo.

Encontré estos 3 principios básicos:

1. Tu presencia importa:

Los niños estiman su presencia como signo de cuidado y conectividad. Familias que comen sus juntos, juegan juntos y construyen sus tradiciones, crecen con fuerza juntos ¿Come su familia junta por lo menos cuatro veces a la semana? Si es así, hay una gran posibilidad de que sus hijos se desempeñen mejor en la escuela y menos probable que presenten mal comportamiento.
Sin embargo, puede parecer trillado, una familia que juega juntos, permanece junta. No sólo estoy hablando de animar a tus hijos en un juego de fútbol o en un recital de danza, de hecho es jugar juntos. Una familia que conozco tiene un torneo de tenis de mesa cada semana. El ganador no tiene que lavar los platos por un día. Nuestra familia tenía “Un Día Divertido” una vez al mes. Una de las chicas escogía la actividad y el resto de la familia participaba.

2. Celebra todo:

No te pierdas de ninguna oportunidad para celebrar a tu familia. En los cumpleaños, vamos a cenar y luego jugamos un juego llamado “Afirmación Bombardeo”, en el que cada miembro de la familia comparte tres palabras de ánimo con el cumpleañero.

3. Habla sobre la fe:

Temas espirituales no siempre vienen naturalmente para algunas familias. Discusiones sobre Dios, no obstante, pueden ayudar a construir una identidad familiar. Esto también ayuda a que los niños tengan convicciones fuertes en la medida que van creciendo. Tal vez tengas algo de ansiedad por empezar una conversación con tus hijos sobre fe. Recuerda, tu conversación no tiene que ser forzada ni larga; puede ser sencilla, corta y espontánea. Deja que la discusión sea lo más natural posible. Sermonear a tus hijos puede que no ayude mucho, hasta llegar al punto de evitar el tema de la fe. Una manera de crear oportunidades para compartir tu fe con tus hijos es orando con ellos todos los días y haciendo un devocional familiar semanal, incluso si sólo es por cinco minutos.

En algún momento, las tormentas llegarán a toda familia. Pero cuando pro activamente construyes sobre la roca de Cristo una identidad fuerte de familia, tu familia puede soportar cualquier adversidad que venga. Una identidad fuerte de familia le dará a tus hijos un cimiento sólido para agarrarse en esos momentos de dificultad.

 

Fuente: Enfoque a la Familia